¿Cualquier yoga es bueno para la ansiedad?

Esta es una buena pregunta, y lo más probable es que, si has tenido experiencia, algunos tipos de yoga hacen que te sientas más inquieto/a y que algunos estilos de yoga sean más relajantes.

La ansiedad es un signo de demasiado pensamiento, demasiado movimiento mental, demasiado en tu cabeza, toda la energía arriba: te cuesta conciliar el sueño o duermes entrecortado. Tu mente no se puede enfocar, está desatada.

No te preocupes, no es un problema. Es simplemente una cuestión de volver a equilibrar ese desequilibrio. Así que puedes imaginarte que si los pensamientos han subido a tu cabeza con preocupación y estrés, tu mente se ha acelerado, entonces necesitas prácticas que te calmen, te conecten a tierra, te nutran, para encontrar el equilibrio. Por lo que debes tener mucho cuidado y ser amable contigo, tomar conciencia de que es un período de ansiedad que debes clamar y luego retomas tu práctica preferida.

En mi opinión, los estilos de yoga como power yoga, hatha yoga, vinyasa flow, ashtanga yoga, bikram yoga y hot yoga pueden dejarte más agotada/o , sin conexión a tierra y estresada/o.

Para la ansiedad, recomendaría prácticas como el purna yoga integral y el yoga terapéutico. Ambos estilos mantienen un poco más las posturas y son increíblemente sólidos porque se practican en el suelo y en el caso del yoga terapéutico también se pueden usar accesorios que facilitan la permanencia. También recomendaría prácticas como swara y sama yoga que pueden ayudar a liberar la ansiedad y la preocupación. La atención enfocada en traer de nuevo tu conciencia al cuerpo puede ayudarte a liberar la ansiedad desde su raíz.
Y de esa manera recuperas tu equilibrio.

Deja tu pensamiento